Se encuentra usted aquí

“NO SOMOS PRINCESITAS”

Autor: 
eliana.osorio

Tras cuatro años, en los que las integrantes de Poker que no  bajaron la guardia y tuvieron clara su meta, consiguieron su sueño de presentarse en Rock al Parque, el festival que realiza la Alcaldía Mayor de Bogotá a través del Instituto Distrital de las Artes – Idartes. La agrupación distrital de thrash metal se presentó este sábado primero de julio, en la tarima Bio del festival de rock más importante de Latinoamerica.

 “Este año pasamos los papeles y nos citaron a la audición, fuimos un poco incrédulas, pero con todas las ganas y a los 8 días publicaron los resultados en redes sociales y nuestros amigos empezaron a escribirnos y así nos enteramos que habíamos pasado”, cuenta Luz Silva, baterista Poker.

Laura Angulo, vocalista y guitarrista, Luz Silva, baterista y Paola Rodríguez, bajista; son las tres integrantes de Poker, una banda femenina que, a pesar de los comentarios machistas, le apuesta con pasión y profesionalismo al género trash and roll.

Todo comenzó en el 2009 cuando tenían entre 14 y 16 años, estaban acompañando a unos amigos a una casa de ensayos y por casualidad se encontraron, se hicieron amigas y como si fuera un juego empezaron a tocar los instrumentos. Es así como decidieron formar una banda  contra corriente y a pesar  de los comentarios y apreciaciones de los fanáticos del thrash metal. “Al principio no nos tomaban muy en serio, al vernos como mujeres no se percataban de la música que tocábamos, sino que se dejaban llevar al vernos chiquitas”.

Además de su corta edad, la agrupación tuvo que luchar para posicionarse y generar reconocimiento, incluso con sus familias tuvieron que pasar por un proceso de aceptación. “Cuando iniciamos éramos muy chiquitas y no les gustaba que hiciéramos este tipo de música o como nos vestíamos, nuestros papás no estaban muy de acuerdo, pero poco a poco lo fueron aceptando y empezaron a apoyarnos”.

Sin embargo, la controversial banda le puso todo el empeño y con ayuda de otros músicos empezaron a perfeccionar sus técnicas musicales. En el 2011, contaron con el apoyo del productor Yizux Chacón, quien las ayudó a consolidar el grupo y proyectarlo de una manera profesional, con él aprendieron sobre estructura musical y a componer y arreglar canciones. Empezaron a trabajar en composiciones propias y se esforzaron por mantener una imagen fuerte.

“Ser mujer en este medio ha sido difícil. El público ha sido machista y nos han criticado porque no nos veían fuertes, nos decían que éramos unas niñas débiles”, nos explica Laura Angulo.

Al terminar el colegio, las integrantes de Poker deciden continuar su formación profesional en carreras artísticas, teniendo claro que el arte es el camino de sus proyectos de vida. Aunque no son músicos de profesión Luz y Paola estudiaron producción de cine y televisión y Laura, es comunicadora social.

“Todas estudiamos carreras relacionadas con el arte, eso ha hecho que todo lo articulemos con la música y logremos que nuestras profesiones aporten al grupo” manifiesta Paola.

Mientras adelantaban sus estudios profesionales,  continuaron ensayando y dándolo todo por la banda. En el 2013 lanzaron su primer EP titulado Ya no es un juego y en 2014 iniciaron una gira por Suramérica, que las ayudó a proyectarse a partir de la experiencia que compartieron con otros músicos y los diferentes tipos de público. “En el camino hemos encontrado muchas bandas o músicos que nos han apoyado a crecer, siempre hemos sido muy abiertas a que nos enseñen y nos den opiniones y sugerencias”, nos cuenta Luz.

“También nos dimos cuenta que como mujeres, nosotras mismas nos cohibimos, nos dejamos llevar por las apariencias, pero tenemos que creer en nosotras y sobre todo ser amigas y ayudarnos para crecer de la mano de la música”. Los estereotipos sobre la mujer han hecho que Poker, además de ser buena musicalmente, tenga que agradar al público y cambiar los imaginarios de personas que piensan que las mujeres no pueden interpretar un género como el thrash metal.

Su proceso musical lleva cerca de ocho años. Desde el 2015 se han dedicado a la preparación de su nuevo disco Chaos left behind que se lanzó el primero de julio, en la presentación de Rock al Parque 2017.

“Llevamos dos años preparando el nuevo disco que hace evidente el proceso de la banda. Las canciones hablan sobre la sociedad en la que vivimos, la injusticia, el inconformismo y las desigualdades hacia las mujeres”, manifiesta Luz.

El éxito de su proceso musical se debe a la fuerte amistad que hay entre ellas y el apoyo mutuo que se aportan cada día. Además, creen firmemente que Poker es su proyecto de vida, por eso son muy disciplinadas y no dejan de ensayar entre dos y tres veces por semana. “Nuestro sueño siempre ha sido la banda, es nuestra prioridad y soñamos con tocar en muchos escenarios grandes, participar en festivales de rock y viajar por muchos países”.

Poker ha encontrado que a través de la música se abren puertas, se conocen lugares diferentes y se aprende de todas las personas. “El arte nos cambia la vida, permite salir de la cotidianidad y ser libre. Todos los días nos permite aprender y tener mejores sentimientos. Ser mujer y tocar thrash metal es posible, porque la atracción y la belleza están en la pasión de lo que uno hace y nosotras lo transmitimos a través de la música”.

“No somos princesitas, nosotras sacamos los mejor de sí mismas y lo damos todo en el escenario”.